COMUNICADO URGENTE DE LA IGLESIA EVANGÉLICA DE PREMIÀ DE MAR